El Campeonato Nacional Universitario de balonmano entra en su recta final tras conocerse a las selecciones que darán vida a la gran final de este sábado.

Texto de Sebastián Rojas Yeza / Fotografías de Lorenzo Mella

Este viernes se definieron las finalistas del Campeonato Nacional Universitario (CNU) de balonmano, certamen de la Federación Nacional Universitaria de Deportes (Fenaude) organizado este año por la Universidad de Chile.

Las semifinalistas fueron Universidad Católica (UC), Universidad de Chile (U), Universidad de Valparaíso (UV) y Universidad de Concepción (UDEC).

A eso de las 12:00 horas, el “Clásico Universitario” dio el vamos para la definición de las finalistas. Universidad de Chile y Universidad Católica animarían un duelo que llenó de ambiente el Polideportivo del Campus Juan Gómez Millas.

Con el partido en marcha, éste se tornó de golpe y golpe. Un duelo parejo que no anticipaba grandes diferencias. Sin embargo, la balanza comenzó a inclinarse para las cruzadas.

Una buena defensa de la UC logró desarmar el ataque de la U y, con eso, sus pretensiones de tomar ventaja en el marcador. Los contragolpes, además, hicieron daño en las azules, que comenzó a perder el rumbo en el partido y con eso las ideas.

20-10 en favor de la UC, que se fue al descanso con la tranquilidad de poder manejar el juego en la segunda mitad.

Sin embargo, una Universidad de Chile un poco más clara en el juego intentó empatar las acciones. Pese a eso, la UC se siguió mostrando sólida en defensa y, además, comenzó a jugar con la desesperación de las rivales.

34-24 para la UC que se mete en la final. La portera de la Universidad Católica, Catalina Navarrete, señala que “preparamos todo el año este partido, pensábamos que sería la final, porque creíamos que éramos los equipos más fuertes”.

Además, se muestra feliz de haber logrado esa diferencia y que su buen desempeño en la cancha también se debió al buen cometido de sus compañeras.

Sobre la realización del torneo, apunta que “el recinto ha estado bien, las instalaciones están muy buenas y es rico tener este marco de público”.  Respecto a la final, apunta que “vamos con todo”.

Se quieren llevar la copa a Concepción

El partido que cerró la jornada fue animado por la Universidad de Concepción y la Universidad de Valparaíso.

Comenzó siendo un partido parejo, donde no había una favorita clara para llevarse la llave. Sin embargo, las del campanil comenzaron a imponer sus términos y, por lo mismo, tomaron la ventaja.

Pese a eso, la UV no aflojaba y convertía el partido en un encuentro de golpe y golpe. Tras el primer tiempo, las acciones no inclinaban el marcador para un lado. Un estrecho 14-12 en favor de la UDEC cerraría la primera fracción.

Ya en la segunda etapa se comenzó a notar el desgaste de las jornadas anteriores, ya que el cotejo se vio interrumpido por algunas molestias físicas de las jugadoras.

Sin embargo, eso no aminoró el espíritu competitivo de ambas escuadras. La UDEC comenzó a sacar ventaja en el marcador, su defensa logró propiciar contragolpes que terminaron en anotaciones.

De igual forma, la portera del campanil logró repeler varios disparos y, con eso, darle un envión anímico y deportivo a sus compañeras. Cuando más fue requerida, mejor respondió.

El partido, eso sí, comenzó a desbalancearse. La UDEC logró sacar ventaja y la UV no encontró los caminos para seguir con la ilusión viva.

32-22 para las del Concepción, que se meten en la final. La portera de la Universidad de Concepción, Jael Warschawsky revela que “llevo cuatro años en la U y al fin nos merecemos estar en una final”

Sobre el partido, apunta que “como nos tocó enfrentarnos a ellas en la fase de grupos, sabíamos manejar las debilidades que teníamos” y por lo mismo lograron anular el ataque de las rivales.

Junto con eso, proyecta que “sabemos que la ‘Cato’ tiene excelentes jugadoras, pero hay que esperar los tiempos correctos para hacer daño”.